David Ortiz, Edgar Martínez y la necesidad de establecer el bateador designado universal

Desde su creación y hasta la fecha, la figura del bateador designado ha sido uno de los temas frecuentes de debate entre expertos y fanáticos del deporte por igual. La figura fue adaptada para la Liga Americana en el año 1973 y ha enfrentado de manera constante a los amantes del béisbol de antaño contra quienes tienen un visión más moderna y ofensiva del deporte.

La posición ofrece tres grandes ventajas. La primera es que permite a buenos bateadores que van entrando en el ocaso de sus carreras, mantenerse por varias temporadas más siendo productivos y sin forzarlos a desgastarse jugando defensa. La segunda es que provee a los equipos de un arma ofensiva adicional con la que no necesariamente cuentan los conjuntos de la Liga Nacional. La tercera es que no se expone a los lanzadores a riesgos innecesarios cuando toman un turno al bate.

Sin embargo, muchos tienen una opinión contraria al señalar que la posición desvirtúa el deporte y que todos los miembros de una alineación deben de encontrarse en el terreno al momento de jugar del lado defensivo porque, supuestamente, esa es la forma correcta en que se practica el béisbol.

A pesar de ello, existe un consenso generalizado sobre los aportes que puede aportar la posición y eso se debe a las carreras de dos hombres, Edgar Martínez y David Ortiz.

Edgar Martínez fue considerado por mucho tiempo como el mejor bateador designado de la historia, al punto de que el premio al mejor jugador de la temporada que ocupa la posición lleva su nombre.

Siete apariciones en el Juego de Estrellas, cinco premios de Bate de Plata y dos títulos de bateo, acompañaron una carrera que llegó a la inmortalidad cuando Martínez fue inducido al Salón de la Fama de Cooperstown en el año 2019. Las estadísticas de su carrera: 2,247 imparables de los cuales 309 fueron cuadrangulares, 1261 carreras impulsadas y un promedio de bateo de .312 son señales de lo construido a lo largo de 18 temporadas.

Con los años, David Ortiz se estableció como uno de los bateadores más importantes de la liga y superó en múltiples casillas ofensivas a Martínez. Sus 2,472 hits y 541 jonrones, más 1768 carreras remolcadas y un promedio de por vida de .286, llevaron a David Ortiz a tres títulos de Serie Mundial, diez viajes al Juego de Estrellas, siete Bates de Plata y los premios de Jugador Más Valioso en Serie de Campeonato de la Liga Americana y en la Serie Mundial.

Son este tipo de peloteros que demuestran la utilidad y la necesidad de que el bateador designado se establezca universalmente en la MLBEdgar Martínez y David Ortiz son las figuras que demuestran que es necesario e imperativo que las Grandes Ligas tome la decisión definitiva de que se incluya la posición en la Liga Nacional.

MLB ha hecho esfuerzos para atraer a más fanáticos y ha reforzado reglas que pudiesen beneficiar a más bateadores, por lo que el designado puede llenar un hueco ofensivo que existe en la Liga Nacional, haciendo a los equipos más competitivos.

Esta es la visión que aparentemente MLB ha tenido de cara al futuro, por lo que dadas las circunstancias que rodean a la próxima temporada, se acordó con el sindicato de jugadores que se utilizará la posición en ambos circuitos, lo que podría ser la puerta de entrada para que la decisión se mantenga en el futuro.

Sin los importantes aportes que Ortiz y Martínez hicieron para sus equipos mientras se desempeñaron como designados de Boston Red Sox y Seattle Mariners, respectivamente, la posición no contaría con la misma aceptación como lo hace en el día de hoy y carreras como las de Nelson Cruz y J.D. Martínez pudiesen no tener el mismo impacto que se contempla en la actualidad.

Fuente: ESPN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *