Salen en semilibertad los nueve dirigentes separatistas catalanes encarcelados

Los nueve dirigentes independentistas catalanes condenados a cárcel por el intento de secesión de 2017 salieron de sus prisiones este viernes para pasar el fin de semana en sus casas, en el marco de un régimen de semilibertad, indicó el gobierno regional de Cataluña.

“Han salido”, dijo a AFP una fuente del ejecutivo catalán.

El régimen de semilibertad les fue concedido por el gobierno regional independentista, que cuenta entre sus muchas atribuciones con la gestión de las prisiones.

Los nueve cumplen condena en cárceles situadas en esta región del noreste de España.

La decisión de otorgar ese régimen de semilibertad, conocido en España como tercer grado, puede no obstante ser recurrida por la fiscalía. En caso de producirse ese recurso, deberá zanjar el Tribunal Supremo, la más alta institución judicial del país.

En virtud de ese régimen los nueve podrán pasar en casa el fin de semana, y deberán dormir en prisión cuatro noches por semana, de lunes a jueves.

Entre los condenados está el exvicepresidente regional Oriol Junqueras, que recibió la mayor pena –13 años de cárcel y otros tantos de inhabilitación por sedición y malversación de fondos públicos–, otros cinco integrantes del entonces gobierno regional, la expresidenta del Parlamento catalán y los presidentes entonces de las organizaciones ANC y Omnium Cultural.

Igualmente, y en virtud del tercer grado, todos ellos tendrán derecho a 48 días de permiso al año, a repartir de forma dosificada.

Antes de gozar de este régimen de semilibertad, los nueve condenados obtuvieron autorizaciones de salida para ir a trabajar durante el día o bien hacer tareas de voluntariado, lo que fue denunciado como un trato de favor por los partidos opuestos al secesionismo.

El exvicepresidente de Cataluña Oriol Junqueras (c) sale de la Universidad de Vic, en Manresa, el 3 de marzo de 2020, tras impartir clase.

Los nueve líderes secesionistas llevan más de dos años privados de libertad, casi tres en algunos casos, dado que estuvieron previamente en prisión preventiva.

Tras un mediático juicio en 2019, el Supremo les impuso en octubre sus penas, de entre 9 y 13 años de cárcel, lo que generó manifestaciones masivas de repulsa en Cataluña, algunas de ellas violentas.

Por la tarde estaba previsto un acto de recibimiento a Oriol Junqueras en su pueblo, Sant Vicenç dels Horts, cerca de Barcelona, que fue cancelado por el aumento de casos de coronavirus en la región.

Aun así, el político fue recibido por algunos vecinos y amigos con pancartas y un ramo de flores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *