Secretario de Salud de EE.UU. rechaza noción de fracaso en lucha contra coronavirus

Estados Unidos lidera el mundo con casi 90,000 muertes por coronavirus, pero el jefe de salud de Estados Unidos rechazó el domingo la noción de que el gobierno le había fallado a su gente.

“No se puede celebrar una sola muerte”, dijo el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, a CNN, pero sostuvo: “Pudo haber sido mucho, mucho peor”.

El presidente Donald Trump dijo en Twitter: “Me está yendo REALMENTE bien, médicamente, en resolver la situación de CoronaVirus (¡Peste!). ¡Pasará!”.

Azar explicó que EE.UU. en los últimos dos meses fue “capaz de aplanar la curva” del número de casos de coronavirus para dar a los trabajadores de la salud la oportunidad de lidiar con la avalancha de pacientes que necesitan atención.

“Si bien la carga ha sido trágica y severa, ha sido controlable”, apuntó.

Aún así, agregó, “Tenemos mayores riesgos para la salud aquí en Estados Unidos”, de personas que son obesas o que tienen presión arterial alta y diabetes.

Pero a pesar de que se prevé que el número de muertos por coronavirus de EE.UU. llegue a 147,000 en agosto, Azar afirmó que: “Ahora estamos en una posición en la que podemos reabrir” negocios en el país.

Todos menos dos de los 50 gobernadores estatales han aliviado las restricciones a la reapertura de negocios, tiendas, restaurantes y fábricas, con recomendaciones para el distanciamiento social continuo de al menos dos metros entre las personas y que las personas continúen usando máscaras.

Azar dijo que hay “serios problemas de salud para mantenernos cerrados”. Tenemos que volver a calentar esta economía”.

Pero con millones de estadounidenses que sufren la claustrofobia de dos meses de confinamiento en el hogar, la reapertura de bares y restaurantes en los Estados del medio oeste de Ohio y Wisconsin han llevado a escenas de personas que se apiñan y socializan como si no hubiera preocupaciones de salud por la pandemia.

El gobernador Mike DeWine en Ohio, donde las multitudes ignoraron las pautas de distanciamiento social cuando los restaurantes reabrieron, dijo: “Tenemos que seguir respetando nuestro espacio. Este es un momento crucial “, incluso cuando el 90% de la economía del Estado se ha reabierto.

“Tenemos que volver a abrir”, afirmó, “pero con precaución”, para evitar un brote renovado de la pandemia. “Podremos reabrir las escuelas (en agosto) dependiendo de lo que estemos haciendo en este momento. Está en manos de todos”.
El gobernador Gavin Newsom de California, el Estado costero del Pacífico que es el más grande del país, dijo que se reabrió el 75% de la economía de su estado, pero que las precauciones de coronavirus aún deben cumplirse.

Indicó que por ahora no prevé la probabilidad de que multitudes de 80,000 fanáticos abarrotados en estadios puedan reunirse para los juegos de fútbol en el otoño.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, como Trump, culpó a China por el avance del virus que salió de Wuhan en China a Europa y luego a Estados Unidos.

“Sí, culpo a los chinos”, afirmó Navarro en el programa “This Week” de ABC News. Agregó que Beijing, “detrás del escudo de la Organización Mundial de la Salud, durante dos meses, ocultó el virus al mundo”.

“Podrían haberlo contenido en Wuhan”, dijo. “En cambio, se convirtió en una pandemia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *