Washington entra en toque de queda mientras la policía dispersa a la multitud con gases irritantes

El asalto violento al Capitolio no tiene precedentes en la historia moderna de EE.UU. y habría que remontarse hasta la quema de Washington por parte de las tropas británicas en 1814 para encontrar un ataque similar.

La alcaldesa Muriel Bowser declaró el toque de queda en la ciudad ante el caos generado, con miles de manifestantes en las calles de Washington.

El toque de queda comenzó a las 18:00 (23:00 GMT), poco después de que las autoridades consiguieran despejar el interior del Capitolio y lanzaran gases irritantes y de aturdimiento para dispersar a las cientos de personas aún congregadas en sus alrededores.

La mujer que fue herida de bala durante el asalto murió, indicaron fuentes policiales al canal MSNBC.

Fue trasladada de emergencia con una fuerte hemorragia desde el interior de la sede legislativa durante el asalto de centenares de manifestantes que se prolongo durante varias horas hasta que fueron desalojados a última hora de la tarde.

El Congreso se encontraba reunido para validar los resultados de las elecciones de noviembre, en los que el demócrata Joe Biden resultó vencedor.

Las imágenes muestran cómo los seguidores del mandatario saliente se encaran con los agentes que conforman la barrera policial de seguridad y son repelidos con gases lacrimógenos.

Posteriormente, se ven peleas en el interior del Congreso entre seguidores de Trump y policías.

Algunos de ellos aprovecharon las estructuras desplegadas para la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden, para escalar y acercarse a la escalinata del Congreso y a su acceso.

La marcha, bajo el nombre de “Salvar a EE.UU.” comenzó por la mañana de manera pacífica cerca de la Casa Blanca.

A mediodía, Trump se dirigió a las manifestantes para prometer que “nunca” concedería la derrota y urgió a sus seguidores a marchar hacia el Congreso.

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, dijo que la democracia del país “está bajo un ataque sin precedentes” que “roza la sedición, y debe acabar ahora”.

Trump, pidió a los manifestantes que se concentraron en Washington y que asaltaron el Capitolio de manera violenta “regresar a casa en paz”, pero insistió en que le “robaron unas elecciones” que ganó “por mayoría”.

En un vídeo publicado en Twitter más de dos horas después del asalto a la sede del Legislativo, Trump declaró: “Se tienen que ir a casa ahora, tenemos que tener paz; tenemos que tener ley y orden (…) No queremos a nadie herido es un período muy difícil”.

“Esta fue una elección fraudulenta, pero no podemos hacerle el juego a esta gente. Necesitamos paz, así que vayan a casa. Los queremos, son muy especiales”.

 

euronews, EFE

 

Comparte esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *