Desplome histórico del PIB por la crisis del coronavirus: España se deja un 5 % de su riqueza en el primer trimestre

El PIB español ha caído un 5,2 % en el primer trimestre de este 2020. Aunque el confinamiento solo se produjo a partir del 14 de marzo, esos 17 días que se incluyen en los tres primeros meses del año han tenido un efecto devastador en la cuarta economía de la eurozona.

Los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su informe ‘Contabilidad Nacional Trimestral de España: principales agregados’, reflejan un desplome histórico; el mayor desde que comenzaron los registros de datos, en 1970.

Este descenso se debe principalmente a la contracción de la demanda nacional, que se ha reducido en este periodo nueve veces más que la demanda exterior (-3,7 % en términos interanuales).

En términos interanuales, las actividades del sector servicios explican la mayor parte del decrecimiento del PIB (-2,1 puntos), seguido de las actividades industriales (-0,9) y la construcción (-0,4); mientras que las ramas de actividad primarias presentan una evolución neutra sin variación porcentual.

En cuanto al empleo, la caída se percibe en el descenso del 5 % de las horas trabajadas con respecto al trimestre anterior. La bajada es mayor en los puestos de trabajo equivalentes a jornadas medias (3,1 %), que en las de tiempo completo (1,9 %). En conjunto, estos datos representan una disminución de 102.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

Con estos datos España se asoma al abismo de la recesión, que tiene lugar cuando una economía encadena dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, puesto que no se esperan buenos datos del segundo trimestre del año que ha concentrado la mayor parte del periodo de confinamiento y de paralización económica.

Al menos dos años para la recuperación
Según el Banco de España, la recuperación económica, en forma de cifras similares al periodo anterior a la crisis sanitaria provocada por la pandemia, no se producirá, como muy pronto, hasta finales de 2022, siempre que no se produzcan rebrotes de importancia. Sin embargo, augura “una recuperación de la actividad a partir de la segunda mitad de este año y unas tasas de crecimiento relativamente elevadas a lo largo de 2021”.

Entre las medidas que propone para hacer frente a la complicada situación, el supervisor español propone un contrato de trabajo único, una indemnización creciente por despido, implantar la mochila austríaca en el campo de las pensiones y subir los impuestos para hacer frente a la deuda pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *