Propietarios de comercios siguen quejándose contra toque de queda

Continúan las quejas de propietarios de establecimientos comerciales, así como de vendedores informales ante el toque de queda, que los obliga a cerrar a las cinco de la tarde de lunes a viernes y las 12 del mediodía los fines de semana.

Pese a que el decreto otorga lo re tránsito a los deliveries y mensajeros hasta las once de la noche, comerciante yes aseguran que los miembros de la Policía no los dejan trabajar en paz.

El decreto 7-21 que ordena el cese de las labores comerciales a las cinco de la tarde los días de semana, y a las doce del mediodía sábados y domingos, ha perjudicado desde el más grande hasta el más pequeño productor o comerciante.

Sin embargo, el sector informal dice ser el más impactado por las medidas restrictivas contra el coronavirus, asegurando que las ventas han caído hasta en un 30 por ciento.

En el caso de la Avenida Duarte, una de las principales arterias comerciales de la capital, el toque de queda más temprano ha afectado incluso a los parqueadores de la zona.

En la misma situación están los colmaderos, cuyas ventas han disminuido hasta en 50 por ciento, sumándole a esto las trabas que ponen los miembros de la Policía Nacional y los militares a los deliverys, aseguró Benjamin Olivo, administrador de la Bodega Lora, en la avenida José Contreras, del sector Mata Hambre, en el Distrito Nacional.

La disposición gubernamental afecta además a vendedores de empanadas, como Pedro Sánchez y propietarios de peluquería como Alexis La Paz, quienes deben cerrar, precisamente a la hora que los clientes empiezan a llegar. Esto sin contar las pérdidas de los fines de semana, días de mayor flujo de clientes.

 

Estas nuevas medidas, puestas en vigencia en el día de ayer, permanecerán hasta el 21 de este mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *